jueves, 7 de octubre de 2010

EFECTOS DE LA DROGA EN LA SINAPSIS QUÍMICA



Para comenzar, definiremos la sinapsis química:

    La sinapsis química es el impulso nervioso transmitido al interior de la neurona mediante el potencial de acción, el cual consiste en la despolarización y repolarización de la membrana del axón en los espacios que se ubican entre las vainas de mielina y los Nodos de Ranvier. El impulso nervioso es transmitido de una neurona a otra mediante la sinapsis, la cual puede ser de dos tipos, eléctrica y química. Para realizar esta última se utilizan unas sustancias denominadas neurotransmisores.

    La sinapsis que daremos a definir será la de tipo química, ya que es la que se ve afectada por el consumo de drogas.

SINAPSIS QUÍMICA: corresponde a la comunicación que se establece entre células que están separadas entre sí por un espacio de 20 a 30 nanómetros (nm), el cual es  llamado hendidura sináptica.

    Estos métodos de transmisión pueden ser perturbados por distintos fármacos y drogas que afectan a los neurotransmisores, receptores, potencial de acción o a la membrana del axón.


EFECTOS DE LAS DROGAS EN LA SINAPSIS QUÍMICA

    Casi todas las drogas actúan sobre el cerebro y alteran el comportamiento o estado de ánimo, estimulando o inhibiendo la actividad de sistemas de neurotransmisión. Según su implicancia sociocultural estas sustancias pueden denominarse drogas o fármacos. En el caso de las drogas, son consideradas de tipo ilegal, por lo cual tienden a ser despreciadas a nivel social, a diferencia de los fármacos, donde su legalidad hace de su uso un hecho cotidiano, casi normal. A pesar de estas diferencias ambos conceptos producen cambios en el sistema nervioso, específicamente durante los procesos sinápticos. A continuación, las principales drogas y las consecuencias que tienen sobre la sinapsis química.
    Se subdividen en:

a) ESTIMULANTES: tienen como objetivo estimular el sistema nervioso central mediante la liberación de ciertos  neurotransmisores, esto provoca una sensación de felicidad, así como también respuestas más rápidas. Dentro de esta clasificación encontramos:

- Cocaína: sustancia de la cual derivan la pasta base y el crack, entre otros, los cuales actúan  sobre neurotransmisores tales como la Dopamina, Norepinefrina y Serotonina, inhibiendo su recaptación, provocándose, de esta manera una  hiperfunción sináptica, es decir, una acción sostenida de la sinapsis. Se sabe, además, que lo anterior se ejerce específicamente en un sistema que conforma el encéfalo denominado Sistema Límbico. Este se relaciona con los centros de regulación del sueño, el apetito y funciones emotivas como la autoestima, la capacidad de comunicación, e intelectuales, entre las cuales se encuentran las capacidades de  concentración, atención y alerta. 

- Anfetamina: surgieron a raíz de la búsqueda de cierto fármaco. Éstas ejercen y provocan reacciones similares a la cocaína, induciendo a la hiperfunción, pues al inhibir la enzima monoaminooxidasa (MAO), encargada de degradar la Dopamina, Norepinefrina y Serotonina, la neurona se llena de neurotransmisores, fugándose estos últimos a la sinapsis, activando en mayor número y de una forma continua receptores ubicados en la neurona Post-sináptica.  A su vez actúan sobre el sistema límbico, por lo que se desprende la producción de los mismos efectos mencionados aludidos a la Cocaína anteriormente.

- Metilxantinas: dentro de este grupo se ubican la cafeína y la nicotina, entre otros. Estos producen un incremento de los compuestos denominados “segundos mensajeros”, mediante los cuales se logra amplificar la sinapsis entre  neuronas, además bloquean los receptores de Adenosina (neuromoduladores, es decir, sustancias parecidas a los neurotransmisores capaces de difundirse por el fluido extracelular). Producen efectos estimulantes tales como el estado de alerta, disminución de la fatiga,  insomnio y mayor capacidad de atención.


b) DEPRESORES: su función es relajar el sistema nervioso, a pesar de que en dosis pequeñas    poseen propiedades estimulantes, provocando estados de euforia. Sin embargo pueden reducir la actividad cerebral. Dentro de esta clasificación se encuentran:

- Analgésicos narcóticos: se encuentran los opiáceos tales como la heroína que bloquean el dolor y producen sensaciones naturales de euforia. Sus componentes tienen cierto parecido con la endorfina que se produce en el organismo. Por ello al ser consumidas frecuentemente, se deja de producir la ya mencionada endorfina, provocando una dependencia, pues en este tipo de sustancias no es posible bloquear las vías de dolor.

- Hipnóticos: conformado por el alcohol, entre otros. Aún no se conoce en totalidad los efectos que provoca, pero es probable que modifique la fluidez de las membranas neuronales, alterando los elementos que la componen incluyendo los canales por donde se mueven los iones y los receptores de los neurotransmisores. Sus consecuencias visibles, a pesar de ser de tipo depresoras, son actitudes desinhibidas, alteraciones de los procesos intelectuales y por último de las funciones motoras.

- Disolventes: grupo conformado por inhalantes como la Acetona y el Tolueno. No se conocen completamente los efectos que producen, al igual que en el caso del alcohol. Aún así se cree que modifica la fluidez de la membrana neuronal y, en consecuencia, la afinidad entre los receptores y neurotransmisores.

c) ALICINÓGENOS: son aquellos que producen percepciones irreales,  provocando una activación cerebral donde son  confundidos los canales sensitivos entre sí. Dentro de estos   encontramos:

- LSD: descubierto accidentalmente en un laboratorio. La dietilamina del ácido lisérgico tiene una semejanza particular con el neurotransmisor denominado Serotonina, siendo capaz de interactuar con los receptores Post-sinápticos de éste. Aquello puede provocar una inhibición de la producción de Serotonina, ocurriendo un proceso similar al inducido por los opiáceos. Cabe mencionar que posee una estructura química semejante al hongo alucinógeno Psilocibina.

- Mezcalina: proveniente del cactus Lophophora. Este alucinógeno inhibe la recapturación del neurotransmisor Norepinefrina, por ende, puede originar estados de euforia.

- Cannabis: a partir de esta planta se extraen diversos sucedáneos como el hachís y la marihuana, entre otros. Poseen diferencias significativas en comparación con las drogas anteriormente mencionadas, ya que no son adictivos desde un punto de vista fisiológico, ni tampoco actúan a través de la sinapsis, sino más bien lo hace ligándose  a una proteína que funciona como su receptor, la sustancia a la que realmente debiera estar destinada este último se denomina Anandamina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada